“Tu Préstamo Hipotecario: Abre los Ojos y Léelo Todo”.

Está claro, necesito un préstamo hipotecario si no quiero perder esta oportunidad. He estado buscando un apartamento en la zona  de Punta Pacifica a casi 2 meses y ahora que lo encuentro voy a necesitar dinero extra si quiero comprarlo.  ¡Hay! La vida es dura.

La verdad es que quiero comprar este apartamento, porque es una excelente ocasión de invertir un dinero y de hacerme con un nuevo apartamento al mismo tiempo. Estaba buscando un hogar; no una inversión y me he encontrado una oportunidad. A lo mejor la vida no es tan dura, después de todo. 

La Historia de Mi Préstamo Hipotecario.credito hipotcario

El precio es bajo en comparación al mercado de la zona de Punta Pacífica  en la  ciudad de Panamá ya que necesita reformas, la zona está bien comunicada y es segura;  el colegio de mi hijo está cerca y los trabajos de mi mujer y el mío están también a 20 minutos.

¡Lo quiero! ¡Pero su precio es de $423.000 dólares y no tengo  el dinero. ¡Lo quiero!, ¡Lo quiero!  ¡Lo quiero! ¡Quiero conseguir ese apartamento! Pero mi banco no me ayuda con el préstamo hipotecario. ¿La solución?  Buscar un préstamo hipotecario y un director gerente que me entienda. 

En mi angustia por que no se presente otro comprador y la expectación de todo lo que puedo hacer con este apartamento,  comencé como loco a buscar créditos hipotecarios y he aprendido un montón.

Buscar un Préstamo Hipotecario: Tres Enseñanzas.

Primero que hay préstamos hipotecarios para todos los gustos y condiciones. Yo pensaba que todos eran más o menos iguales. Nada de eso. Aquí hay que abrir bien lo ojos y leer todo, sobre todo la letra pequeña. Me pregunto ¿Por qué será pequeña?

Segundo,  que todo comprador debe invertir tiempo en saber que ofrecen los diferentes bancos  y no basarse sólo en su publicidad. Hay que visitar muchos bancos y hablar con los directores porque, ¡sorpresa, sorpresa!, las condiciones y términos de acceso a un préstamo hipotecario suelen ser más ventajosas de lo que se muestra en la publicidad, cuando te sientas delante del director y expones tu caso. 

Tercero, tengo mis reservas con los simulares de hipotecas online. He intentado algunos, he llamado a los bancos y resultó que nada de nada, los porcentajes que daba el simulador de préstamo hipotecario no se correspondían con la realidad. 

Mi visitas a los bancos fue un tiempo bien empleado, porque al fin uno me dio unos términos de pago que se ajustan a lo que quería. Un poco más y le doy un beso a la directora.  Hoy el apartamento es mío, mío, y solo mío; bueno de Rosario mi mujer y mío. ¿OK?

Mi Préstamo Hipotecario: La Moraleja.prestamos-hipotecarios-en-Panama

¿Qué moraleja puede enseñar mi experiencia  a otros compradores en una situación similar a la mía?  Hay que salir ahí fuera y visitar todas las oficinas bancarias que puedas, para conseguir el préstamo hipotecario que tú necesitas en tus condiciones personales.  Siempre habrá alguien que te escuche, te entienda y te asesore. 

Cómo en todos sitios, los bancos te pueden ofrecer un buen servicio al cliente y un servicio no tan bueno. Después de todo quien te concederá un préstamo hipotecario es una persona,  no un banco y se lo da a otra persona, tú, que si sabes venderle tu idea, tu situación personal y lo que gana el director teniéndote como cliente, cuentas con muchas posibilidades de que el director se ponga en “tus zapatos”.

Y lo siento por mi banco. Para vender un préstamo hipotecario no es suficiente contar con que ya eres cliente de varios años. 

Ahora, señoras y señores, voy a reformar mi apartamento. Yo voy a disfrutar pintando las paredes y Rosario comprando los muebles.  Todo gracias a alguien que entendió que un préstamo hipotecario le puede hacer a uno la vida más feliz. ¡Quien me lo iba a decir hace sólo 6 semanas!

Le agradeceríamos que nos dejara un comentario sobre este artículo. Su opinión nos interesa. Gracias.

Otro artículo de este blog que te puede interesar: “Considera estos factores Cuando  Busques Vivienda en Ciudad de Panamá”.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *